El drama del glifosato en el campo argentino y una legislación ausente

Mientras en Estados Unidos este lunes comenzó el primer juicio sobre...
martes, 10 de julio de 2018 · 08:42

Mientras en Estados Unidos este lunes comenzó el primer juicio sobre los posibles efectos cancerígenos del Round Up, el polémico herbicida de Monsanto que contiene glifosato, los habitantes de las zonas rurales de la Argentina deben enfrentarse casi a diario con los productores agrícolas locales por las fumigaciones con glifosato. Se trata de un herbicida utilizado para los cultivos con semillas transgénicas que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es probablemente cancerígeno. En Argentina esas siembras comenzaron a fines de los años 1990 y desplazaron paulatinamente la cría de ganado. Al cierre de junio de 2018 había 18 millones de hectáreas sembradas, que rindieron una producción de 35,8 millones de toneladas y ubican a Argentina como el tercer mayor productor mundial, detrás de Estados Unidos y Brasil. Pero esa cosecha implica millones de litros de glifosato vertido en el suelo nacional. Sofía Gatica, quien perdió a un hijo a causa del glifosto, detenida en la provincia de Córdoba. Presionados por los habitantes y sin que haya una legislación específica, los alcaldes de los pueblos argentinos han emitido ordenanzas que regulan las fumigaciones, tanto para limitar su alcance territorial como para controlar las cantidades de tóxicos en los herbicidas. Pero las ordenanzas son impugnadas por los productores y a veces reciben medidas cautelares a su favor, lo que agudiza el conflicto. "Por un lado hay derechos constitucionales, como el derecho a ejercer la industria lícita, que es el que normalmente invoca el productor agropecuario. Pero, frente a ese, hay otros como el derecho a vivir en un ambiente sano, el derecho a la salud y el derecho a la vida", dijo Darío Ávila, abogado ambientalista, a la agencia AFP. "En materia de agrotóxicos, en Argentina no existe una ley nacional que tenga aplicación en todo el territorio. Estas normativas son atribuciones reservadas a los gobiernos provinciales". Caption "Yo entré a una propiedad para impedir la fumigación que entra sin permiso a las viviendas. Ellos pueden entrar a nuestros hogares sin permiso y nosotros le tenemos que pedir permiso a ellos para que no nos maten", dice Sofía Gatica, una activista que fue arrestada por protestar en un campo en Córdoba. "Su fumigación entra a mi casa, entra a mi huerto, mi huerto se seca, se contamina y mis hijos se mueren", insiste esta mujer quien vive en Anisacate, un pueblo vecino a Dique Chico, y hace años perdió a una bebé de tres meses, nacida con malformaciones. Según el neonatólogo Medardo Ávila, de la Red de Médicos de Pueblos Fumigados, desde que comenzó la fumigación con glifosato en Argentina, las poblaciones de las zonas rurales registran mayor incidencia de cáncer y de malformaciones al nacer. "Lo que vemos los médicos es que las personas se enferman de manera diferente. Se mueren ahora principalmente por cáncer, desde que se empezó a fumigar y se usaron estos agrotóxicos de forma masiva", indica. "Claramente, las poblaciones agrícolas de Argentina tienen en este momento tres veces más cáncer que las poblaciones de las ciudades", asegura Medardo Ávila, al referir que además en el campo de cada 100 nacimientos seis son de niños con malformaciones, frente a una medida de 2% en otras zonas. "ECOTERRORISTAS" Fabián Tomasi trabajó en la provincia de Entre Ríos surtiendo de herbicidas a los aviones de fumigación sin protección. Alejandro Dalmasso, productor de soja en Dique Chico (Córdoba), no duda en calificar a los activistas contra el uso de glifosato como "ecoterroristas". "Estamos adheridos a las buenas prácticas agrícolas. Norma que hay, norma que cumplimos. Estos grupos están dispersos en toda Argentina, se alimentan de hacerle daño a este país. Nosotros los llamamos ecoterroristas", afirma tajante. "No hay ningún soporte científico serio de lo que presentan. Ese producto se desarrolló para ser utilizado en el agro. No tiene otro uso", defiende. Pero Fabián Tomasi, quien trabajó en la provincia de Entre Ríos surtiendo de herbicidas a los aviones de fumigación sin protección, está seguro de que el glifosato es algo "tremendamente engañoso, una trampa que nos han plantado gente muy poderosa". "Va a hacer que no quede nadie. Toda la tierra que tenemos no va a alcanzar para sepultar tanta muerte", dice este hombre demacrado de 53 años, que sufre de polineuropatía tóxica severa. La enfermedad lo convirtió en una persona dependiente: no puede ingerir alimentos sólidos y le causó pérdida de masa muscular y dolores en las articulaciones que le limitan la movilidad. Desde que comenzó la fumigación con glifosato, las zonas rurales registran mayor incidencia de cáncer y de malformaciones al nacer. (Fuente www.perfil.com). El periodismo profesional es costoso y por eso debemos defender nuestra propiedad intelectual. Robar nuestro contenido es un delito, para compartir nuestras notas por favor utilizar los botones de "share" o directamente comparta la URL. Por cualquier duda por favor escribir a perfilcom@perfil.com

Galería de fotos

4
2
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.